16 jun. 2013

Le Havre: Un mare mágnum de posibilidades.

Ficha Técnica: 
Designer: Uwe Rosenberg
Artist: Klemens Franz, Uwe Rosenberg
Publisher: 999 Games, Hobby Japan,HomoLudicus,Lacerta, Lookout Games, MINDOK, Stratelibri, uplay.it edizioni,Ystari Games
Year Published: 2012 
Número de Jugadores: 1 − 5
Info: BGG
Precio: 50€

Valoración: 
Estética: 8.5/10
Rejugabilidad: 8.5/10
Interacción: 8.0/10
Dificultad:9/10
Dependecia del Idioma: Media Alta

Archivos: Reglamento (esp)
(Cortesía de mcfer2k)



Sobre la ambientación:
Le Havre es la ciudad francesa con el segundo puerto más grande del país, después de Marsella. La ciudad es conocida no sólo por su tamaño sino también por su insólito nombre: la palabra holandesa Havre, que significa «puerto», fue adoptada por el idioma francés en el siglo XII, aunque hoy en día no se utilice por considerarla arcaico y se emplea «le port» en su lugar. 


 


Sobre lo estético:
Le havre, al igual que su antecesor, Agrícola, tiene un diseño muy entrañable. Con un ligero tono a azul combinado con los colores cálidos de los edifícios, se conforma un bonito tablero.

De la misma manera tanto las cartas como las fichas están ilustradas con esas dosis de cariño que hacen que la temática sea un poco menos pegada.  

Las ilustraciones consiguen, que más allá de las mecánicas angustiosas del juego, trasmitir sensaciones alegres.


  

Sobre las mecánicas:

El enganche de este juego consiste en que pocas veces con unas reglas tan sencillas y una fase de acciones tan reducida, haya tanta profundidad. El secreto: el gran desarrollo de las cartas.

Básicamente tenemos delante un juego de colocación de trabajadores. 

Los jugadores jugarán un número fijo de rondas (dependiendo del número de jugadores), y a continuación la resolución de la carta de ronda aplicable. En la Fase Final del juego, cada jugador lleva a cabo una acción final. Para acabar, los jugadores calculan su riqueza y gana aquel que tenga la mayor fortuna.

TURNO DE UN JUGADOR
El turno de un jugador consiste en dos acciones obligatorias, así como diversas acciones adicionales opcionales. Los jugadores deben realizar primero una acción de suministro seguida de una acción principal. Las acciones adicionales son comprar y vender, y podrán llevarse acabo en cualquier momento del turno del jugador.

ACCIÓN DE SUMINISTRO
Durante la primera acción de cada jugador, llegan nuevas mercancías a puerto, que se colocan en las correspondientes casillas de oferta.

Después de esto, comienza al primer turno de la siguiente ronda con la acción de suministro del siguiente jugador sobre la primera loseta de suministro.

ACCIÓN PRINCIPAL
La acción principal es obligatoria, y se hace a continuación de la acción de suministro. El jugador que tenga el turno elige una de las dos acciones principales: 
Tomar mercancías de una casilla de oferta o usar una acción de construcción.

Acción principal A: Tomar mercancías de una casilla de oferta. El jugador toma todas las fichas (mercancías o francos) de una de las siete casillas de oferta.

Acción principal B: La acción de edificio  Entrar en un Edificio: La mayoría de las cartas de edificio permiten a sus visitantes llevar a cabo una acción.

Antes o después de estas dos acciones los jugadores podrán comprar o vender como acciones adicionales.

Y siempre intentando dar de comer a nuestros empleados.





Sobre el número de jugadores:
Funciona bien de 2 a 5 jugadores, perfecto para 3, 4 y 5 jugares. Es un juego de los que se puede jugar perfectamente a 2. Y como en el Agrícola contamos con el modo solitario en el que podremos quitar el mono de vez en cuando empapándonos un poco más del funcionamiento del juego.

Es de agradecer el trabajo desarrollado en este juego con la modificaciones del los setup iniciales adecuando las cartas al número de jugadores.




Sobre la duración:
Mi experiencia me dice que el tiempo de duración de juego medio es de 45 min por jugador. Las primeras partidas puede que como en muchos juegos se alargue un poco más. 

Este juego tiene un modo corto, en el que cambia el setup inicial por completo reduciendo el tiempo de juego casi a la mitad. Con lo que poco más podemos pedir a un juego: de 1 a 5 jugadores y con dos duraciones distintas. 



Sobre la interacción entre jugadores:
Hay un poco más de interacción que en el agrícola. Puedes pelear por conseguir los mejores barcos, los mejores edificios, usar los edificios de los adversarios, dejar bloqueados otros edificios... No es la summun de la interacción pero tampoco le hace falta. La sensación de estar haciendo puzzles o solitarios no se da.



Sobre el tamaño:
Tiene un tamaño muy ajustado. Un tablero de tres  módulos, espacio para colocar nuestras cartas con los barcos o edifícios y un pequeño espacio más para la reserva general es lo que hace falta. 
La caja es iguale que la del Agrícola, Brugge, Troyes…..




Sobre la dificultad:
Es un juego con mucha profundidad, las reglas son muy sencillas de explicar, prácticamente en 15 min. se puede hacer. Con lo que como se suele decir, es un juego muy fácil de aprender, pero complejo para dominar. Será el devenir de la partida la que cargue con esa densidad que Uwe Rosemberg sabe hacer tan bien.


  

Sobre la rejugabilidad:
Pues la rejugabilidad la tenemos asegurada, el montón de posibilidades que ofrecen las cartas (111 cartas: 33 para edificios estandar, 36 edificios especiales y 20 cartas de barco), sumado a los modos de juego (corto y largo) sumado también a la alta escalabilidad del juego hacen que sea un juego que no quemaremos. 




Sobre la dependencia del idioma:
Es media-alta. Es importante que podamos entender las anotaciones hechas en las cartas, fichas y tablero. En este caso tenemos en castellano un hermosa edición, con lo que no va a ser problema el idioma.


  

Sobre el precio:
En mi opinión, el juego vale lo que se paga por él. No tanto por los componente sino por la esencia del diseño y desarrollo del juego. Hay que decir que me ha gustado la edición en castellano, tablero grueso, unas cartas preciosas, fichas de calidad...




Conclusión:

Para mí es un de juego de al que obligatoriamente hay que jugar. No me extraña que lleve tan arriba tanto tiempo en las clasificaciones de juegos.

Su diseño es elegante, cariñoso, tierno, muy entrañable. La escalabilidad de 1 a 5 jugadores, dos modos de juego dependiendo del tiempo que queramos dedicar, qué más podemos pedir! Es uno de esos juego que yo llamo redondos.

Algo notable de reseñar en el campo de la crítica es que, a veces su duración se prolonga bastante con lo que la partida puede alargarse a unas cuantas horas. También noto la demasiada ventaja de quién ha jugado alguna vez respecto al que empieza nuevo.

En todo caso para mi es un juego que sin lugar entra en la categoría de MUST HAVE.





Nota: La reseña incluye textos extractados del reglamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario